​               
                                  
 
 La joya es como el perfume:
su esencia luce diferente en
 
cada persona;  es el ser
 
humano mismo quien le da vida.
 
Fernanda Palacios